Sí, te entiendo, de verdad lo hago. Créeme que yo quisiera una cena como la de años pasados, todos en casa, ir donde la doña al campo y pasarnos el día allá.

La esperanza que este año que culmina nos permite tener, es recordar que acaba, que todo en la vida pasa, cada día es nuevo y tiene sus propios retos.

Fíjate, ya se registró una cepa nueva del coronavirus en Inglaterra y ayer, Brasil dijo lo mismo. Quizá la comparación (a continuación) sea cruel, pero, igual que muta el virus, lo hacemos lo humanos. Es decir, pasará.

Hagan un Zoom para toda la familia (aprovechen el regalo de Navidad de la plataforma), brinden al mismo tiempo y den gracias, por todo. Dense un abrazo vía psicológico y díganse que se quieren.

Vamos a cuidarnos, a cena de lejitos o bueno, si ya están en casa, no salgan a sitios con tumultos, date tu shot en la terracita, pon bombillitos en el patio, pero no vayas a sitios de fiestas y demás, echen cuentos acurrucaos´ en la sala, hagan palomitas y tomen sidra o vino.

Te espero por aquí, pero te espero bien y sano.

Con cariño,
Franco.

- Publicidad -