En Foto: Jimena y Joan @merienbox Fotografía: Elizabeth Cepeda @eliphotography Estilismo: Paola Tactuk Asesoría de imagen: Carla Collado Vestuarios Jimena y Joan @zippykidstore

El regreso a clase siempre implica una organización y reorganización de nuestro tiempo, lo que conlleva mucha ansiedad para todos los miembros de la casa, pero como padres debemos hacer un stop, para elegir las meriendas de nuestros pequeños y poder darle las opciones saludables que ellos merecen.

Por la vida tan acelerada muchos recurren a papitas, refrescos y jugos pre empacados los cuales por su bajo valor nutricional y alto contenido en calorías, representan a largo plazo un daño a la salud de nuestros hijos, traduciéndose a largo plazo en obesidad, diabetes, sobrepeso, trastornos en la alimentación (bulimia, anorexia) colesterol alto, trastornos de aprendizaje, etc.

A la hora de elegir la merienda de nuestros hijos debemos tomar en cuenta:

  •       La cantidad  y calidad de los alimentos.
  •       La hora que le corresponde, no es lo mismo en la mañana que en la tarde.
  •       El tamaño de las porciones, que contenga todos los grupos alimenticios.
  •       La conservación, temperatura y envases para estos alimentos.
  •       Las preferencias de nuestros hijos.

 

¿Qué debemos incluir en las loncheras?

  •       Frutas, preferir siempre la fruta enteras con la cáscara y que sean de su agrado.
  •       Tubérculos (papa, plátano, guineos…).
  •       Vegetales.
  •       Cereales.
  •       Huevo, queso…
  •       Líquidos, preferir siempre jugos hechos en casa e incluir agua en todas las loncheras.
  •       Yogurt, leche.

A continuación tres ejemplos de meriendas de los cuales se pueden guiar:

  1. 1 paquete de galleta de soda, atún, yogurt y una manzana roja.
  2. Dos galletas de arroz, mermelada de fresa, jugo de naranja.
  3. Sándwich de jamón y queso, un guineo maduro y jugo de limón.

Aquí vemos que todo es cuestión de saber elegir y que no todo lo saludable tiene porque ser costoso, pero que requiere que estemos dispuestos a darle lo mejor y más saludable, en lugar de lo más fácil y rápido.

Consejo: trate de preparar los jugos el día antes, eso le ahorrará tiempo. De igual modo, hacer un menú para la semana con sus hijos, así evita el improvisar todos los días.

Recordar que los requerimientos nutricionales cambian con la edad, es bueno saber que es más importante en cada etapa de nuestros hijos y es un deber consultar con su médico, para que este te informe que alimentos son los que debe consumir su hijo, según su estado de salud.

- Publicidad -