Ya pronto se termina el verano y vuelves a la rutina, el ajetreo de levantarte temprano, preparar a los niños para clases, dejar los niños en el colegio e irse corriendo a trabajar, pero y en todo este trajín ¿Dónde quedan los perros? ¿Cómo hacemos que ellos vuelvan a acostumbrarse a no tener compañía todo el día? ¿Qué hacer para que no se den cuenta de que no tendrán con quien jugar? que vuelvan a hacerse la idea que pasaran la mayor parte del tiempo solos.

Lo primero que debes hacer es tratar de que el cambio no sea drástico, que los niños jueguen poco con ellos, que no le presten la misma atención que los demás días del verano, de esta forma ellos se irán desacostumbrando a tener tanta atención de su parte y les será más fácil el regreso a clases.

Enséñale a entretenerse solo, comprale juegos nuevos y que aprenda a jugar solo, que perciba que no tendrá compañía como los meses pasados y deberá aprender a jugar solo.

Idea, una salida de campo o al parque con el perro los fines de semana, ya que el perro ha perdido la atención que se le daba a diario, que ese día la pasen en familia, así el animal podrá socializar con otros perros, correr como quizás en casa no pueda hacerlo y los niños lo pueden hacer junto a él.

Planifica tu día de modo que dispongas de tiempo para sacarlo a pasear, dar una vuelta de 10 o 20 minutos caminando de modo que él no sienta que todo ha cambiado y también se mantenga saludable.

Asegúrate de prepararle su propio espacio, una cajita, una cama, cojín no importa lo que sea, pero que él tenga su lugar en casa, que no sean los muebles o la cama de los niños.

- Publicidad -