La lectura es una de las piedras angulares para adquirir conocimiento, leer es una de las mejores habilidades que el ser humano puede lograr. Ella nos acompaña durante toda la vida y nos permite conseguir más conocimiento. También, nos permite viajar a cualquier sitio sin desplazarnos a ningún lugar y podemos convertirnos en otra persona que anhelemos ser por un momento.

Obviamente, la lectura puede realizarse de muchas maneras y con muchos objetivos. No es lo mismo la lectura por placer que aquella que se realiza por obligación para cumplir determinada tarea educativa o laboral. De cualquier modo, siempre la lectura actuará como un fenómeno que nos permite alentar nuestra imaginación, crear nuevos mundos en nuestra mente, reflexionar sobre ideas o conceptos abstractos, entrar en contacto con nuestro idioma o con otros, mejorar nuestra ortografía, conocer más sobre otras realidades, etc.

Ahora les voy a compartir algunos tipos de lectores que existen, para que se identifiquen con algunos de ellos:

1-El lector promiscuo:

No duda en abandonar un libro que ha empezado para iniciar otro. No puede evitarlo porque le encanta leer y no sabe decirle que no a un libro.

2-El lector cascarrabias:

Es exigente y voraz. Aunque no le guste un libro jamás lo deja a la mitad, aún opine que el autor no puede unir dos frases con sentido. Suele lanzar el libro contra la pared cuando termina.

3-El lector cronológico:

Compra un libro y hasta que no termina de leerlo no vuelve a la librería por otro. Se atreve a abandonar la lectura de un libro sólo si existe un motivo suficientemente fuerte para dejarlo y siempre lo hace con remordimiento. Es lo opuesto al lector promiscuo.

4- El lector aniquilador:

Lleva los libros a todas partes. Quiere tanto a sus libros que ahora están llenos de hojas sueltas, cubiertas rotas o manchadas y páginas amarillentas, por ajetreo de ir y venir.

5-El lector ocupado I:

Le gustan tanto los libros que incluso compra varios al mismo momento, pero luego de llegar a casa los coloca en un librero donde pasan un par de meses. Cuando finalmente los lee, lamenta haber tardado tanto en hacerlo.

6-Lector ocupado II

Realmente no le gusta leer, solo compra los libros para que lo vean.

7-El lector somnoliento:

Su momento favorito de lectura es antes de dormir. Ya cómodo en su cama no consigue mantener los ojos abiertos y despierta en la madrugada sólo para apagar la luz y cerrar el libro.

Y tú, ¿qué tipo de lector eres? 

- Publicidad -