El juego del bebé cuando está en proceso de crecimiento es muy importante para su desarrollo cognitivo, aquí les comparto porque los padres ayudan más que las madres en este proceso. 

Los juegos que los bebes desarrollan en las primeras etapas son muy importantes para completar su crecimiento emocional, físico y cognitivo, que puede ser desarrollado por un contacto directo o un contacto indirecto con el entorno o una persona.

Se han llevado a cabo diversos estudios donde se ha podido demostrar que la interacción del padre con el bebé al momento de jugar puede desarrollar un aprendizaje mucho mas rápido que, por medio de la interacción con la madre, pues ellas los tratan con mucha delicadeza, más que los padres en la mayoría de los casos.

Mientras que el padre tiende a utilizar juegos más arriesgados con los bebes y se enfoca mucho más en a interacción física entre ellos, esto suele desarrollar la parte aventurera y arriesgada del bebe. Esto no indica que el padre no sea una persona responsable al momento de cuidar al bebe, solo se resalta que la forma de los padres jugar con sus hijos es arriesgada lo cual le proporciona mayor aprendizaje.

Los padres deben evitar ser cerrados en este tema, la madre también tiene su forma peculiar de jugar con sus hijos y fortalecer el vínculo entre ellos, mientras que el juego con los padres, tiende a inclinarse un poco más a los límites de preocupación, teniendo en cuenta que estos suelen ser más entretenidos y se realizan más esfuerzos físicos que con las madres.

Por esta razón es que los juegos con los padres los ayudan a desarrollar sus capacidades cognitivas, pues estos los retan y desafían más que las madres, lo cual los motiva a pensar una manera rápida y astuta de salir vencedores.

La posibilidad de realizar actividades “atrevidas” con su padre le permite desarrollar una mayor confianza en la toma de decisiones y desarrolla la capacidad de tomar las decisiones más adecuadas en cualquier situación, superando estos juegos por medio de las capacidades motoras que se ejercitan mientras transcurre el mismo.

Y es importante resaltar, que el bebé que posee menos protección materna es más propenso a arriesgarse más que uno que este bajo su completo cuidado, por eso, mientras ejecuta la misma acción, con confianza, puede desarrollar conocimientos y un aprendizaje de una forma más rápida.

- Publicidad -