1 Crónicas 4:10 Jabes invocó al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor! Y Dios le concedió lo que pidió.

Año nuevo, implica nuevas metas, nuevos sueños. Tiempo de planificar y visualizar lo que deseamos alcanzar en estos próximos 12 meses.

Jabes, un personaje del cual se habla poco en la biblia pero que llama mucho a la atención. Su nombre significa doloroso o hacedor de tristeza en hebreo, ya que su madre lo alumbró con mucho dolor.

Pero no me quiero enfocar tanto en su nombre, ya sabemos que lleva una marca de amargura y tristeza desde su nacimiento, pero él no se aferro a eso, se enfocó en lo que deseaba lograr, en lo que deseaba obtener, a donde quería llegar.

Este año enfócate como Jabes, sueña sin límites, se ambicioso o ambiciosa, no importa de donde vienes, que actualmente no te encuentres con los recursos para lograr eso que quieres (Los recursos se obtienen con el tiempo), no importa cuanto tardes, lo importante es que llegues.

¨¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor! ¨ las  bendiciones son diferentes para cada uno de nosotros, para algunos será una pareja, para otros un hogar o vehículo, un bebé hasta un empleo; pero todos deseamos ampliar lo que actualmente tenemos.

Es necesario que creas, en ti, en tus habilidades y capacidades, pero sobre todo que hay una fuerza superior que nos ayudará en aquello que tanto queremos y que nos será para bien.

Recuerda, que es necesario pedirle a ese ser supremo que nos bendiga, si es su voluntad con eso que tanto anhelamos.

- Publicidad -