La pandemia de Covid-19 empujó a los empresarios a llevar a sus organizaciones a un entorno digital, y las que no se adaptaron a este cambio han tenido que cerrar sus puertas, provisionalmente o de manera definitiva.

Esto nos deja como enseñanza la importancia que tiene la presencia de las empresas en el mundo digital (páginas web, redes sociales, etc). Mientras el Offline es ambiguo, poco ambicioso y gris, el Online es el presente y el futuro, fresco, creativo, divertido e ilimitado.

¿Y qué decir del teletrabajo? Otro de los aprendizajes del confinamiento fue la aplicación del trabajo desde casa como la forma más factible y eficiente de cumplir con nuestras funciones pese a la cuarentena. ¡Una experiencia realmente gratificante!

Sin embargo, para muchos empleadores era imprescindible que sus colaboradores asistieran a sus lugares de trabajo y renegaban del teletrabajo, quizá por desconfianza o temor a la falta de disciplina. Frente a esto, volvió a triunfar la filosofía darwiniana: «Nos adaptamos o morimos».

Lo cierto es que con o sin pandemia la vida debe continuar, y para no morir en el intento se deben utilizar las herramientas existentes o crear nuevas alternativas que nos permitan seguir adelante.

Ustedes cuéntenme sus experiencias trabajando en esta cuarentena. ¡Sé que hay muchas cosas de las cuales nos reiremos y otras de las que aprenderemos!

- Publicidad -