Inicio Familia Crisis de los 7, cómo disciplinar a mi hijo positivamente.

Crisis de los 7, cómo disciplinar a mi hijo positivamente.

¡Mi hijo se comporta terrible!!! Ya sé que lo has pensado y hasta has llegado a sentirte preocupada por su conducta. Que he hecho mal? Quizá sea una de las preguntas que llegan a tu mente.

Cada etapa de desarrollo de nuestros hijos es diferente y los 7 no son la excepción, es parte del desarrollo de su personalidad, de la creación de su propio yo. Hoy quiero hablar del tema para que estén tranquilos como padres y sabiendo que a su hijo no le pasa nada malo, seré su tranquilizante.

Ya pensabas que tu hijo había superado todas las rabietas de los terribles 2, las dificiles de los 4 y las de los 5, pero tras un breve descanso, de cierta calma, llega la tempestad otra vez.

Tu hijo tiene entre 7 años y tiene un comportamiento rebelde, él no podría ser una de sus palabras favoritas, se mueve mucho, es probable que haya una variación en su apetito, puede tener cambios de humor, estar enfadado como encantador, se resiste a la autoridad, quiere imponer su voluntad sobre los demás, si no lo consigue se enfada, Responde con un “no” o no quiero a prácticamente todo lo que se le propone, desafía los límites para saber hasta dónde puede llegar, actúa de forma caprichosa, pasa de la risa al llanto con mucha facilidad, es lo que solemos llamar labilidad emocional, se muestra inquieto, movido, hiperactivo, es imparable. Su comportamiento puede llegar a desesperarte y hacerte pensar que algo no está bien.

Te entiendo perfectamente, es una “crisis” en el desarrollo de su personalidad y se produce por un gran cambio en su modo de entender el mundo, es como una reafirmación de su personalidad.  Probablemente este es el momento en el que te estarás preguntando. aja! ¿Y con que se come?, que hago?, pues lo primero es tener paciencia y ser capaces de prestar atención a lo que tu hijo quiera decirte, poner límites (mamá, papá eres tú y él debe saberlo) no es que se lo digas es que actúes como tal, porque te prueban. Pero algo muy importante es que si vas a poner límites también pongas normas o reglas, debes decirle lo que esperas de él, porque y entonces hacer uso de los llamados reforzadores para ayudarte y también a él.

Los reforzadores no solo son cosas, regalos o salidas, puedes usar el poder de las palabras para reforzar a tu hijo de forma positiva, ‘’lo estás haciendo bien’’, ‘’tu puedes lograrlo’’, un guiño, una palmada, sin recordar la conducta que no deseas que repita, regañarlo positivamente, es posible si sigues estos pasos, primero: describiendo esa conducta incorrecta, segundo: diciéndole como te hace sentir esa conducta, tercero: explicándole porque está mal eso que hace y por ultimo dándole confianza para que no lo vuelva hacer, con un ‘’tu puedes lograrlo, ya verás que si’’.

Cada niño viene con su personalidad de fábrica, una personalidad libre. ¡Así que déjalos ser! Dedícate a poner reglas y límites y todo irá mejor.

- Publicidad -