Después de un embarazo o varios es probable que disminuya la confianza que antes teníamos en nosotras mismas. Confianza se traduce a amor propio, gustarte a ti misma, pues todos los cambios físicos y hormonales hacen que nos sintamos estresadas, cansadas y probablemente feas y desaliñadas. Si ese problema de falta de confianza viene desde antes pues puede empeorar con este proceso del post-parto y llevarte al sufrimiento más profundo.

Y es que el parto no es solo el nacimiento de un niño(a), sino que también es el nacimiento de ti como madre. Es un momento de muchos y diversos cambios, físicos, psicológicos en la mujer, en el cual debes incorporar a tu identidad, a lo que es el sentido de ti misma, esta nueva dimensión que es el ser mamá, es un proceso de adaptación.

Cuando mezclamos los cambios de la maternidad con el día a día del hogar y demás responsabilidades que ya teníamos es mucho para procesar, pero si no lo hacemos de la forma correcta es una bomba de tiempo.

Pues existe el llamado síndrome de Burnout o agotamiento extremo que es más común de lo que creemos y se da cuando la persona ha estado sometida a un periodo de estrés intenso y prolongado, tanto desde el punto de vista físico como emocional y esta etapa no es para menos.

Algunas señales que podemos ver que nos hacen saber que hemos perdido confianza después de haber tenido un bebe o más son: no te dan ganas de salir, de arreglarte, no aceptas que tu pareja te vea desnuda por nada en el mundo, sientes que jamás volverás a tener esa figura que antes tenías, probablemente te empeñas en pensar que comer podría ser la mejor solución ya que de todos modos tu cuerpo no será el mismo.

A muchas mujeres les cuesta volver a querer verse lindas y arregladas, todo es culpa de la maternidad, algunas hemos cometido el error de vestirnos con la misma ropa del embarazo y otras con ropa de ejercicios y pasan años haciendo lo mismo.

Lo más importante para poder recuperar la confianza no solo tras la maternidad sino en cualquier otro aspecto de nuestra vida es la parte emocional, pues cuando lo hacemos también estamos haciendo mucho por la imagen y la salud física, todo empieza en el cerebro.

En entendible que no es lo mismo estar embarazada que tener a bebe en casa y cuando hay más niños es tedioso muchas veces. Debemos pues por esta razón y todas las antes mencionadas enfocarnos en nosotras, aunque sea por un ratito en el día por más cortito que este sea, mantenernos informadas, leer mucho sobre temas de nuestro interés, si estás muy agobiada buscar ayuda, aprender a delegar porque creemos que somos súper heroínas, que tenemos y que podemos hacer todo por nuestra cuenta, pero no es así.

Para lograr sentirme bien conmigo misma, mi cuerpo y mi vida debo empezar por cuidarme y soltar un poco es bueno para la salud y la confianza.

Algunos consejos pueden ser…

–             Busca compañía

–             Revisa cuáles son tus prioridades en el hogar.

–             Delega

–             Pide ayuda

–             Dedícate tiempo

–             Recuerda que tu hijo tiene un popito también y abuelitas, comparte ese proceso con los demás.

Recuperar la confianza tras la maternidad no es volver al cuerpo perfecto, es tener un sentido de ti misma que sea constructivo para ti. Aceptar los cambios y asumirlos. Amarte cómo eres!.

- Publicidad -