Es usual que en la nevera guardemos una botella de refresco por si llega una visita, para el almuerzo, etc. Pero los refrescos solo nos podrían ayudar a padecer de diabetes y obesidad.

Es una reacción completamente normal que los niños prefieran tomarse un vaso de refresco del que tenemos en la nevera antes de imaginar que el agua existe. Para ellos, el agua es todo menos atractiva o sabrosa y debemos enseñarles que el agua, más que sabrosa es muy saludable y nuestro cuerpo la necesita.

Aquí les dejare algunas recomendaciones para que el agua sea más atractiva para los niños.

  • Evita comprar refrescos.
  • Usa jarrones atractivos para guardar el agua en la nevera.
  • Si tienes un área designada para que jueguen coloca una jarra en una mesa que ellos alcancen y puedan tomar.
  • Dale sabor: puedes ponerles rodajas de limón o algún sabor que a tus hijos le guste.
  • Dale sabor: puedes ponerles rodajas de limón o algún sabor que a tus hijos le guste.
  • Enséñales con el ejemplo que el agua es importante.
  • Si haces ejercicios con ellos ofreceles agua al terminar.
  • Cuando salgas en familia enséñales a siempre llevar una botella de agua consigo y lo más importante, que se tomen el agua.
  • Coloca una jarra de agua en su habitación, al verla pueden motivarse a tomarla.
  • Coloca cubos de hielo de figuritas en sus vasos de agua.
  • Coloca una botella de agua en su lonchera a diario.

Recuerda que es un constante proceso de aprendizaje el que tus hijos tienen y enseñarles la importancia del agua es parte de ese proceso, utiliza estos consejos y veras como tus niños tomaran más agua.

- Publicidad -