Es fácil alojar y dar cabida a los pensamientos negativos, especialmente cuando estamos pasando por malos momentos. Los mismos pueden ser capaces de desencadenar un sinnúmero de situaciones que no nos favorecen en lo absoluto. Los pensamientos negativos por más inofensivos que parezcan pueden afectar nuestras emociones y conductas, estos tienen la fuerza de drenar nuestra energía y arrebatar nuestra fuerza.

Aquí les dejo unas recomendaciones para salir de esos pensamientos negativos:

  • Obsérvalos

En su mayoría los pensamientos negativos son producto de las distorsiones cognitivas o pensamiento irracional. Es necesario observarlos como si fueras un espectador y no dejar que se apoderen de tu mente, visualízalos y tarde o temprano los perderás de vista y se irán.

  • Mantente en movimiento

Cuando un pensamiento negativo te acorrale, muévete, camina, corre, baila, haz lo que más te convenga o creas que hará que ese pensamiento negativo que te atormenta se esfume. No dejes de pensar, solo haz que tu mente cambie de negativo a positivo.

  • Evita los pensamientos negativos

Una buena serie, un libro, escuchar música, ver televisión son cosas que te ayudarán a que los pensamientos negativos no llegan a tu mente, solo tienes que descubrir cuál de todas las cosas que más te gusta hacer te mantienen relajado y te ayudan a evitar esos pensamientos.

  • Rodéate de personas positiva

Si tus lecturas, música que escuchas, la gente que te rodea son positivas, será menos complicado para ti tener pensamientos positivos y más fácil alejar esos pe negativos que te rodean. Recuerda que, aunque no dependas completamente de tu círculo social, el mismo tiene mucho poder en nuestros pensamientos y acciones.

  • Repite afirmaciones positivas

Es usual cuando estamos ante algunas circunstancias que se alojen pensamientos negativos en nuestra mente, pero una forma muy eficaz de que los mismos desaparezcan es repitiendo afirmaciones positivas. Las puedes anotar en tu celular, en algún cartel en tu habitación, en un post-it en la oficina, en fin, donde lo veas siempre y te puedan ayudar a mantener lejos esos pensamientos negativos.

Los pensamientos negativos son fugaces y no duran para siempre. Usualmente llegan a nuestras mentes en momentos de debilidad emocional o porque algo o alguien nos recuerde algún mal rato o situación desagradable que vivimos, pero recuerda que siempre existe algo o alguien que nos puede ayudar a pensar positivamente.

 

 

- Publicidad -