La esperanza ha vuelto a nosotros. Ahora tenemos la oportunidad de empezar a caminar en favor de nuestro futuro y de cuidarnos a nosotros mismos y a nuestras familias.

El saber que hay una vacuna esperando a que pase por ella, me pone a pensar en que hay mucha gente que podemos cuidar, cuidándonos nosotros mismos. Desde que nacimos, nos hemos estado vacunando y eso ha permitido que estemos en este momento, por los anticuerpos que hemos adquirido desde aquellas agujas.

La conciencia colectiva acerca de qué significan estas vacunas para nosotros y nuestro país, para nuestra recuperación, para nuestra economía, para nuestra NECESIDAD IMPERIOSA de salir de la casa a caminar a las playas en libertad, rututear y tener las reseñas de los sitios a los que todos deberíamos ir y compartir con los amigos.

Esto hoy es solo un llamado a que pensemos en qué es lo mejor para nosotros y dejemos de lado la ignorancia, porque podríamos perder la batalla. Eso sí, tendremos que seguir otro rato usando mascarillas y los protocolos que ya conocemos, pero falta poco.

Piensa en que mientras más organizado lo hacemos, en tiempo y acompañando a nuestros familiares mayores, ayudamos a que el proceso fluya y el camino hacia nuestra libertad, salir de los toques de queda y pasear en la Zona, esté a un paso. ¡Ah, también la segunda dosis!

¡Ya casi salimos de esta!

Atentamente,
Franco

- Publicidad -